lahendija2021-06-29T21:07:31+00:00

Centro Cultural La Hendija

Este espacio es el centro cultural autogestivo que durante más tiempo ha funcionado en Paraná. Con momentos de esplendor y varias crisis a cuesta, La Hendija albergó diferentes artistas, disciplinas, talleres, obras, movidas culturales y corrientes estéticas desde su fundación, el 22 de abril de 1989, hasta la fecha.

En el lugar funcionaba, desde el regreso de la democracia en 1983, el taller de rectificación de motores de Samuel Salzman y su familia. Cuando este emprendimiento se muda, su hijo Armando Salzman impulsa la construcción del centro cultural. “Fue una época muy particular de la ciudad de Paraná, donde cerraron muchas industrias clásicas y tradicionales como ladrillerías y herrerías viejas y se demolieron casas viejas del centro, entonces apareció un montón de material que se podía canjear por otro trabajo y la rectificadora ayudó en esas transacciones”, recuerda Armando. Los adoquines del pasillo de ingreso, por ejemplo, se los cedió la Municipalidad de Paraná a cambio de que los junten. Provenían de una obra de desagüe pluvial en calle Guelaguaychú encarada por la intendencia de Humberto Varisco.

El núcleo inicial empezó a construir una galería de arte, una sala de teatro y un bar. En 1987, un grupo de tres artistas plásticos habitan La Hendija mientras se está construyendo. “Una noche, comentando un texto que narraba que en los trenes que llevaban prisioneros en la Segunda Guerra Mundial a los crematorios era muy común que a pesar de que supieran a dónde estaban yendo éstos intentaban abrir hendijas en los vagones para que saliera la voz, para poder gritar lo que estaba pasando y para que entrara también un poco de aire fresco, alguien dijo: ‹es lo que estamos haciendo nosotros: estamos intentando en este país, en esta situación y en este momento gritar y que salga nuestra voz›”, comparte Armando sobre el nombre del espacio.

Don Samuel Salzman tocó la campana que estaba colgada en el ingreso al pasillo y el 22 de abril de 1989 quedó inaugurada La Hendija, que desde entonces marcó un modo de hacer propio a partir del ejercicio creativo de la autogestión. Primero, la coordinación del lugar estuvo a cargo de una comisión, hasta que el 27 de noviembre de 1990 se crea la Fundación La Hendija, que hasta la actualidad se ocupa de la administración y el sostenimiento. Entre 2014 y 2019 también intervino la Cooperativa de Trabajo Yo Soy Otro Tú Ltda.

En La Hendija convivieron distintas escuelas, corrientes y artes. Recitales de rock, punk, blues y se organizaron fiestas. Se generaron encuentros de teatro provinciales e incluso armaron un festival iberoamericano para el que además ocuparon el Teatro 3 de Febrero. En esa gran sala municipal también organizaron un concierto de Osvaldo Pugliese.

Mención especial merecen las funciones de cine: con un proyector de 16 milímetros de Sergio Prá comenzaron las noches del cineclub, generalmente en la sala 2, aún sin terminar. Luego se pasaron a proyecciones en 35 milímetros con un equipo comprado en Ucrania en el momento en el que la URSS se desmembraba. Durante el invierno, cuando aún no había calefacción, en las funciones repartían frazadas, recuerda el realizador audiovisual Mauro Bedendo, quien formó parte de esa movida. A contrapelo de lo que ocurría a principios de la década del noventa en el resto de la ciudad y del país en donde las salas cerraban, en La Hendija nació un club de cine que tuvo funciones con estrenos durante toda la semana.

En la segunda parte de los noventa hubo un cismo en la organización cultural por el cual se fue la mitad del grupo gestor. Los que quedaron mantuvieron la línea de trabajar la autogestión sin subsidios estatales y decidieron achicar el nivel de actividad para poder sostener el espacio.

Surgió en este centro cultural un grupo de discusión y pensamiento, el colectivo Resistir Construyendo, que también fue el impulso inicial para el proyecto de la radio Cualquiera, que se armó en lo que se denominaba Sala 3. El medio de comunicación se sustentaba a su vez a partir de un sistema de radiopeñistas. La continuidad de esa experiencia fue la radio La Cultural, que emitió hasta 2018, coordinada por la cooperativa Yo Soy Otro Tu.

Además, La Hendija siempre estuvo vinculada al mundo editorial, sea a través de presentaciones de libros o desde “La Hendija Itinerante” –primer folleto en A3 que comunicaba actividades–, su devenir en “La Hendija de Papel” –hecho en papel de diario en la planta del diario Hora Cero–, o la actual Editorial La Hendija

El nuevo siglo trajo también la diversidad de ferias y talleres que fueron ocupando las tardes del centro cultural. “La Hendija demostró con el tiempo que la multiplicidad era el asunto. Sigue siendo abierta y sigue esperando que la ocupen todas las manifestaciones”, opina el montajista e iluminador Sergio Fabri.

FUENTES
La Hendija, 30 años | Capítulo 1 | Los Inicios: Sacar La Voz
La Hendija, 30 años | Capítulo 2 | Autogestión: un modo de hacer
La Hendija, 30 años | Capítulo 3 | De oasis y desiertos 
La Hendija, 30 años | Capítulo 4 | Resistir construyendo
La Hendija, 30 años | Capítulo 5 | Multiplicidad y Movimiento

FOTO Fachada del Centro Cultural La Hendija. Pablo Russo.

Compartir:
Facebook
Twitter
Instagram