hoffmann2019-08-30T15:59:19+00:00

Israel Hoffmann

Israel Hoffmann (1896-1971) fue un escultor entrerriano de origen judío. Sus obras se encuentran en numerosos espacios públicos de la provincia y del país, pero sobre todo en Paraná, donde ejerció la docencia y trabajó desde 1935.

Además de este bronce que representa a Roque Sáenz Peña, inaugurado en 1937, Hoffmann es autor de las siguientes obras: Bartolomé Mitre (Plazoleta entre Boulevard Mitre y Costanera Alta, 1936); Enrique Berduc (Parque Escolar Berduc, 1938); José Hernández (Plaza Martín Fierro, 1945); Miguel de Cervantes (Avenida Alameda de la Federación, área Parque Urquiza, 1947); José Gazzano (Parque Gazzano, 1961); Hernando Arias de Saavedra (área de ingreso al Túnel Subfluvial, 1969); y Manuel Belgrano (Plaza Belgrano, 1970). Su busto de Eduardo Racedo, que estaba ubicado desde 1938 en la Plazoleta Racedo, fue robado en 2011 y en su lugar dejaron una nota alusiva a la participación del militar en la Campaña del Desierto. Otra de sus realizaciones, un bronce de Sarmiento inaugurado en 1938 en la Escuela del Centenario, fue robada en 1959. Además, hay numerosas esculturas de Hoffmann en museos, edificios y otros lugares públicos de la ciudad, de todo Entre Ríos, placas alegóricas en el Cementerio Municipal Santísima Trinidad de Paraná y en el Cementerio Israelita de Paraná, así como en los de Liniers y La Tablada.

Israel, el mayor de cinco hermanos, nació en Colonia Hocker, departamento Colón, el 14 de junio de 1896. Hijo de Sara Grimfeld y de Salomón Hoffmann, se trasladó con su familia a Buenos Aires, luego de un breve paso por Chile, donde el padre fue comerciante.
En Buenos Aires comenzó su trabajo autodidacta. Decía que no tuvo maestros por su carácter independiente y rebelde a toda disciplina y ataduras a subjetividades ajenas. Visitaba seguido el Museo Nacional de Bellas Artes, era admirador de Auguste Rodin y practicaba tallando en piezas de jabón. A los 23 años hizo su primer trabajo de modelo vivo: un busto de mujer, fechado en 1919. En la década del veinte empezó a participar de exposiciones, como las de la Mutualidad de Estudiantes de Bellas Artes. En 1925 presentó obra por primera vez en el Salón Nacional. Se casó con Rogelia Sajnin, con quien tuvo a sus hijos César Augusto y Oscar Eduardo en Buenos Aires, y Annabel Judith en Paraná. Hoffmann, amigo de Quinquela Martín, perteneció a la “Orden del Tornillo”.

El arquitecto Marcelo Olmos, quien escribió una biografía sobre su trayectoria, sostiene que: “Hoffmann es un escultor realista y romántico, un verdadero retratista de almas, que manifiesta a través de su obra un espíritu fuerte, de recia personalidad, buscador de los insondables pliegues de la memoria y de valores que hacen a la dignidad del hombre”. Olmos señala que la decisión de mudarse a Paraná -donde consiguió trabajo en la Municipalidad, en 1935- fue difícil, ya que lo alejaba del vértigo de Buenos Aires donde críticos, salones y galerías mantenían una constante actividad como marco consagratorio para el arte. A modo de compensación, mantuvo una relación fluida con los artistas de Santa Fe. Tuvo su primer taller en el subsuelo de la Escuela del Centenario. Ese mismo año realizó una muestra en el joven Museo Provincial de Bellas Artes que significó su presentación al público local. Además de esculturas, Hoffmann mostraba sus dibujos. Entre 1963 y 1967 fue director de esa institución.

En 1940 instala su taller en la calle Tucumán 324, en el centro de la manzana. En la planta baja se ocupaba de las esculturas y en la planta alta tenía su gabinete de dibujo y la biblioteca que por entonces tenía vista al río. El escultor participó, en 1942, de la asamblea donde se creó la Universidad Popular, en la que tuvo a cargo el curso de Escultura Artística y Ornamentación Arquitectónica. El artista fue cesanteado de su cátedra de la Escuela Provincial de Bellas Artes en 1944 por el interventor de entonces, debido a su origen judío, aunque este no fue el motivo explícito de la sanción.

Además de Paraná y de pueblos y ciudades del interior de Entre Ríos, hay obras de Hoffmann expuestas en lugares públicos de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Santa Fe, La Plata, Mar del Plata, Burzaco, Chivilcoy e incluso Tel Aviv, en Israel. Una obra suya, “Tocando el schofar”, fue obsequiada a Lindon Johnson, presidente de Estados, en 1966 durante su estadía en Punta del Este donde estuvo alojado en la casa de Manuel Sielecky, entonces propietario de esa escultura.

Hoffmann murió el 25 de junio de 1971 de un infarto, mientras iba en auto con su esposa por el centro de la ciudad. Sus restos fueron inhumados en el Cementerio Israelita de Paraná. Una calle del barrio López Jordán, en el oeste de Paraná, lleva su nombre.

Fuentes
Olmos, Marcelo. Israel Hoffmann. Escultor de Entre Ríos. Editorial de Entre Ríos, Paraná, 2003.
Curriculm Vittae mecanografiado de Israel Hoffmann de la Dirección de Cultura del Gobierno de Entre Ríos, disponible en la Biblioteca Gloria Montoya del Museo Provincial de Bellas Artes “Pedro E. Martínez”, Paraná, Entre Ríos.

“Pinceladas entrerrianas IV” en el Portal @prender del Sistema Educativo de Entre Ríos.
Video animado sobre Israel Hoffman del Portal @prender
“Continúan con la restauración de monumentos históricos”. Nota en Diario Uno del 18 de diciembre de 2013.

FOTOS incluidas en el libro Israel Hoffmann. Escultor de Entre Ríos de Marcelo Olmos

Compartir:
Facebook
Twitter
Instagram